Wikipedia

Resultados de la búsqueda

viernes, 13 de abril de 2012

El ciruelo y la vasija de lejía


ANTIGUA CARRETERA AFIRMADA A SUMANIQUE
ACTUAL ENTRADA ASFALTADA A SUMANIQUE CON VEREDAS Y ÁRBOLES A LOS LADOS
Tenía una cuñada llamada RosmeryAguilar, a quien visitábamos de vez en cuando en aquellas casas huertas del fondo del caserío de Sumanique. Los años ‘80s mostraban unas viviendas que casi no habían cambiado desde años atrás.
Mi madre Olga me enviaba para algunos recados junto con mi hermana Roxana, aún éramos muy pequeños, niños de primaria. __¡Vayan y tengan cuidado! ¡Caminen por el lado de la izquierda donde hay una acequia, salten y si alguien les llama no hagan caso! __ Decía mi madrecita.
Cuando a veces era algo tarde nos decía __Mejor caminen y regresen por la primera calle que entra a Sumanique caminen de frente__ Yo seguía en lo mismo…..sin entender y más bien asustado.

Yo poseía mucha curiosidad, la gente no era desagradable, pero los accidentes que uno puede tener al pasar por un lugar que casi no se transitaba como una calle cartavina denominadas Real, Bazar, Zafra, entre otras. A veces me parecía entender que aparecían fantasmas…mi mente estaba en esas cosas porque había escuchado relatos…pero nunca imaginé que por esa primera calle del caserío antiguo, donde había transcurrido muchas veces, había fallecido en antaño una niñita de quien mi ex profesor cuenta a continuación.
SEGÚN MI MADRE PODÍAMOS IR HASTA EL FONDO DE SUMANIQUE POR EL LADO IZQUIERDO QUE ES MÁS SOLITARIO Y POR EL LADO DERECHO (QUE ES LA PRIMERA CALLE)

De todos los ciruelos que sembró mi abuelo Arturo frente a la vieja casa que tenían mis padres en el pueblo de Sumanique, aún recuerdo el que se levantaba a todo oriundo y majestuoso cerca al pozo de donde extraíamos el agua para la casa.
Al pie de aquel árbol de deliciosos frutos, se había instalado una vasija para preparar la lejía. Era una vasija grande que tenía la forma de una tinaja de arcilla que mi padre había encontrado en una de las tantas huacas que existían en el caserío, y en la cual mi mamá echaba ceniza y agua para que con el paso de los días se convierta en lejía. Con esto, hijos, nos decía, blanqueo y desinfecto la ropa de todos ustedes.
Recuerdo que cierto día llegó a la casa un señor que sostuvo ser huaquero y le regaló a mi madre un costalito lleno de ceniza, para que usted prepare su lejía, le dijo. Nunca supimos cómo lo consiguió ni de dónde lo trajo; lo cierto es que desde que se empezó a usar dicha ceniza en la preparación de la lejía, comenzó por las noches a escucharse llantos y quejidos que parecían ser de un niño que provenía de un ciruelo donde se encontraba la vasija. Al comienzo no le dimos importancia y llegamos a pensar más bien que era el sonido que producían las ramas al ser mecidas por el viento.
LA CALLE DONDE OCURRIÓ EL RELATO

EL CIRUELO A LA IZQUIERDA ESTÁ YA PODADO Y LA CASA DEL RELATO ALGO DERRUIDA. CUANDO ERA NIÑO RECUERDO QUE TENÍA UN CERCO PARA SU HUERTA DE ARBUSTO Y SU HOL DE ADOBE Y BARRO, ADEMÁS DE UNA RAMADITA DE PALOS DE MADERA QUE LE DABA SOMBRA. 

Con el paso de los días pudimos constatar que cada vez que se escuchaban aquellos llantos y quejidos, al otro día el agua de la vasija de lejía amanecía turbia como si por la noche la hubieran removido, mientras que el ciruelo daba señas de haber sido maltratado por alguien que quería treparlo desesperadamente.
……….por temor dejamos de columpiarnos en sus ramas. Sin embargo todo siguió igual hasta aquel día en que la familia se reunió en casa para celebrar el cumpleaños de mi padre. Mientras los mayores bebían y bailaban con entusiasmo, nosotros jugábamos pro el corral de las gallinas y por la huerta llena de granados y árboles frutales.

Recuerdo bien que fue después de la hora de almuerzo que mi tía Rosenda echó de menos a su hija Maricela, de apenas cinco años de edad. Nos preguntó si la habíamos visto, no, no, no la hemos visto, le respondimos. La buscó por la casa, por el corral, por la huerta y por último la escuchamos llamándola a gritos: ¡Maricela! ¡Maricela! ¡Hijiiiita, dónde estáaaas! Mas nadie le respondía. Todos solo atinaban a darle aliento diciéndole, no te preocupes, por allí debe estar…..Pero la niña no aparecía por ningún lado.
Fue entonces que la familia en pleno decidió salir a buscarla: unos corrieron a ver si había caído al pozo de agua; otros, a las acequias cercanas………..Mis primos y yo también salimos a buscarla por el pueblo, preguntamos a los vecinos……..nadie daba razón de su paradero.
…la habían encontrado ahogada en aquella vasija de lejía.
Cuando la niña estaba perdida, la familia comenzó a buscarla a preguntar en los vecinos. En ese tiempo no había pista, ni teléfono. Se tenía que caminar por el campo.
Por esta calle también la buscaron. Cerca a esa acequia llamada "Pongochongo" que vemos ahora con costales de arena porque pensaron que se habría caído ahí. Pero ella quedó ahogada en el lugar menos pensado.

Llegaron a decir algunos que trató de jugar en la vasija de lejía o trepar al árbol de ciruelo y cayó….A los pocos días de aquel infausto suceso, mi madre mandó que arrojáramos a la acequia aquel costal con ceniza y ordenó que destruyan la vasija de lejía, y parece también quiso cortar el ciruelo, pero las “lágrimas” que pudo ver en su rostro, al hizo comprender que él también estaba triste por lo que había sucedido, y desistió de aquella idea.

Mi padre, por su parte, sólo dijo que gracias a la tragedia de la prima Mariciela el alma que penaba en la vasija se había liberado de aquel raro hechizo…..desde ese día desaparecieron por encanto aquellos llantos y quejidos y las noches recuperaron la calma perdida…..con el tiempo el ciruelo empezó a mostrar su lozanía de antes y nosotros volvimos a columpiarnos entre sus brazos….Con el tiempo nos cambiamos de casa y el pozo terminó por secarse y derrumbarse al igual que la vasija de lejía. Sin embargo hasta hoy permanece de pie aquel recordado árbol de ciruelo. Claro que ahora aluce menos frondoso y más viejo…..sus frutos siguen siendo el deleite de los niños de mi pueblo.


SÁNCHEZ VEGA, Carlos: “ENTRE DUENDES Y LUCIÉRNAGAS” . Pág. 21-27.
Fotos: Lic. Miguel Núñez Bartolo.