Wikipedia

Resultados de la búsqueda

lunes, 1 de agosto de 2011

El marisquero-Playa Los Tres Palos

El Marisquero

Chiquitoy, ex hacienda hoy empresa privada azucarera que se encuentra muy cerca a la playa los "Tres Palos", playa de la cual se habla en el relato.


             "Los habitantes de pueblos cercanos al mar, fueron desde tiempos inmemoriales hombres dedicados a la pesca, ocupación que la ha ejercido de generación en generación. La gente de las grandes ciudades siempre ignoró los oficios y todos los misterios que encierra la vida del pescador, tal vez por la sencillez de sus costumbres, jamás hicieron alarde de su trabajo tan productivo, que constituye atender la alimentación de grandes sectores de la población. En este quehacer de los pueblos ribereños, es digno mencionar a los mocheros, huanchaqueños, los pobladores de Santiago de Cao…quienes siguiendo la ruta del litoral, se ocupan de la pesca.
         …Las noches son las más propicias para cautivar el ansiado pescado. Cuántas veces se ve alejarse en la inmensidad del piélago hasta atener solamente cielo y agua. Cuántas veces estos pescadores se han perdido en alta mar sin hallar la dirección para salir a tierra, solo la intuición y estrellas guían sus lanchas unas veces para salvarse, otras para perderse en la inmensidad marina.
         En tiempos lejanos, los pescadores se desplazaban por el litoral buscando un lugar más propicio para atender sus redes. Unos venían desde Santiago de Cao al mar de Huanchaco o las playas de Moche, otras veces hacían caminata a la inversa, resultaban en las playas de Santiago. En las costas de este mar que baña este distrito, tan antiguo como los primeros fundadores de las ciudades costeñas, existe un lugar muy rico en mariscos denominado la playa de los “Tres Palos”. Hacia ese lugar se dirigían muchos pescadores en busca del codiciado pescado y otras especies marinas. Muchas veces se hallaban frente a abundante cosecha y otras no…
En la actualidad, cada verano, la empresa privada Chiquitoy lleva a los pobladores a la playa los "Tres Palos" más o menos desde este lugar de concentración: La Avenida Orbegoso.
           Cierto día, en las playas de Moche, los pescadores habían advertido carencia de pescado, según sus intuiciones ancestrales, había huido hacia el norte y empezaron su búsqueda en esa dirección. Un pescador, el más arrojado, fue a dar a la playa de los Tres Palos muy cerca a Santiago de Cao, viajó solo cargando sus redes y demás implementos de pesca. Llegó al atardecer, al caer el Sol en el horizonte dando sus últimos adioses…; llega la noche y cubre todo el paraje, solo la voz con su furor intérmino, acompaña al pescador durante las horas que suceden, entre angustia y alegría…

El cerro Campana, vecina del cerro Piedra Parada, sirve de límite entre las provincias de Trujillo (distrito de Huanchaco) y Ascope (distrito de Santiago de Cao), justo en ese lugar de encuentro de aguas se ubica la Playa Tres Palos (exactamente donde vemos los dos círculos concéntricos de límites). Fuente: Google Eart.
           Aquel día nuestro pescador mochero había llegado a la playa de los Tres Palos, tendió sus redes y esperó la madrugada. Cuando la aurora empezó a despuntarse por el oriente, entró al mar para recoger la red de pesca, y cuál no sería su tristeza que al extraer el implemento de su trabajo salió como había entrado sin ninguna deseada pieza de contento. Con profunda decepción empezó el regreso a su casa salvando la playa, camino por los mismos lugares bordeando médanos queriendo acortar la distancia que no había cuando termine; caminó toda la mañana bajo el relente del Sol de verano; cansado se tendió a dormir bajo un algarrobo que le proporcionó sombra. Después de un largo sueño y cuando se aproximaba el atardecer, emprendió la caminata por el camino arenoso. Muy lejos del bullicio humano…divisó a la distancia una casa grande y hermosa como si fuera habitada, se fue aproximando hasta quedar muy cerca de ella, la vio imponente y acogedora; las puertas estaban abiertas parecía como si alguien vivía ahí. Se acercó el marisquero, a una de las puertas abiertas y y contempló hacia el interior, y vio dentro de las habitaciones que estaban llenas de objetos de valor: enseres, mesas, sillas, utensilios; brillaban como el oro y la plata. Sobrecogido del terror por ver tanta riqueza y tanta abundancia resolvió no ingresar más al interior de las habitaciones y desvió su camino cuando la noche había llegado. Caminó todo el tiempo hasta llegar a su casa y contó a su familia lo acaecido. Tan valioso encuentro lo hizo saber a sus padres de Moche quienes acordaron viajar en búsqueda de la Casa Encantada de la playa de los Tres Palos.
            Los compadres y el marisquero se dirigieron a buscar la Casa Encantada donde se ocultaba tan rico tesoro; buscaron y buscaron por todas partes, recorrieron varios días los médanos y la misteriosa mansión no apareció jamás, desvaneciéndose las esperanzas del marisquero mochero que pudo hacerse rico y salir de la pobreza.
           Los lugareños saben, por noticias, la leyenda de la Casa Encantada; la cuentan de generación en generación como algo real; pues creen que aquella casa era el palacio de uno de los gobernantes del lugar que fue exterminado por un vendaval que azotó la playa, y que los espíritus maléficos recogieron al suntuosa mansión y toda la riqueza que en ella existía y la escondieron en algún lugar misterioso; cada vez que aparece un mortal por esos contornos le ofrecen la riqueza como una visión o un sueño que aparece realidad burlándose de los seres terrenales.
            Los moradores cercanos a la playa Tres Palos, esperan que alguna vez se presente ese palacio encantado que fue hallado por le marisquero, quien temeroso y aterrorizado por la inmensa riqueza dejó escaparse de sus manos”.
ALVA LESCANO, César Adolfo: “Mitos y leyendas de Trujillo y alrededores”. Pág. 72-75. Trujillo 2005.

Crítica y aclaraciones
  • Al leer la frase "En tiempos lejanos, los pescadores se desplazaban por el litoral buscando un lugar más propicio para atender sus redes", nos está contando que la gente pescadora no se quedaba frente a sus playas cercanas sino que podían realizar unos viajes algo alejados de la playa de su terruño. No siempre al sur sino también al norte. La corriente peruana va en dirección norte, eh ahí la facilidad de la navegación en ese sentido. Para este caso si alguien pertenecía al valle de Moche, entonces podría ir al norte con dirección a la zona del valle Chicama.
  • Cuando se habla "Unos venían desde Santiago de Cao al mar de Huanchaco o las playas de Moche, otras veces hacían caminata a la inversa, resultaban en las playas de Santiago", tengamos mucho cuidado, es casi imposible que una sola persona se vaya hasta todas las playas del actual distrito de Santiago de Cao (Tres Palos, El Charco, Cruz Verde y El Brujo); lo que en realidad sería es que un pescador de la zona del valle Moche pueda llegar junto a otros hasta los Tres Palos que es el límite actual entre Huanchaco y Santiago de Cao como distritos de diferentes provincias. Es más seguro que los pescadores hayan sido de diferentes partes del valle de Moche: Huanchaco y Moche mismo y que al ir en sus viajes hayan realizado la faena juntos sobretodo hasta la playa Tres Palos, lugar que yo conozco.
  • Estas personas construyen unas chozas o pequeñas cabañas para descasar durante la pesca. Si el marisquero fuese de "Moche pueblo", no podría pasar el tiempo caminando para pescar él solo tamaña distancia. La versión habla de su regreso que "Caminó todo el tiempo hasta llegar a su casa y contó a su familia lo acaecido"....yo digo ¿cómo es posible, si el relato nos dice que no capturó pescado ni marisco y tuvo fuerzas para regresar a su casa caminando sin nada?. Para mi posición; es que haya salido con un grupo de compañeros, que ese marisquero no ha sido de un lugar tan lejano y si lo fue pues de seguro que no regresaría a casa con las manos vacías luego de hacer su faena.
  • Si establezco mi pensar inmerso en esta hermosa fuente oral, yo diría que quizá haga referencia a las construcciones que habían en la antigüedad sea preinca, inca (ejemplo Chictoy o Chiquitoy Viejo) o colonial. Y que por ahí destacó la figura de esos grandes señores que poseían en sus manos cuantiosas cosas llamativas que no poseían los pescadores.
  • Al parecer el relato es una versión indígena pero de tiempos coloniales, porque habla de pesca y una casa encantada con enseres algo modernos (enseres, mesas, sillas y utensilios por ejemplo).