Wikipedia

Resultados de la búsqueda

sábado, 28 de abril de 2012

Los tesoros en Novoa-Sumanique


Cuenta Doña Julia Caiguaraico Aguilar que tenía a unos tíos que juntos compartían reuniones de familia así como de trabajo en el caserío.
Sus tíos, hoy ya fallecidos, pasaban cierta noche para ver el agua que regaba el campo. Los antiguos pobladores podían hacer ese riego sobre todo si había Luna Llena. Las acequias poseían y aún poseen agua que son desviadas mediante pequeñas compuertas hechas de palos, troncos y hojas secas para desviarlas a ciertas huertas y a la vez a los surcos donde se hallaban plantas como alfalfa, maíz, arveja, plátanos, árboles frutales, etc.
Los señores se encontraban cerca de la llamada huaca “Novoa”. De inmediato prestaron atención a esta pirámide trunca y observaron en un “canto” (lado) de la huaca que había una gran abertura. Quedaron pasmados.
LUNA LLENA EN NUESTRA COMUNIDAD

Siguieron observando ahí parados. Entonces dos señoritas como Amazonas con trajes rústicos y el cuerpo descubierto casi, les invitaban a pasar. _Vengan, les invitamos a pasar. Vengan, entren_ les decían ellas.
Ya el tío que relató la historia a Doña Julia, expresó que estaba encantado para entrar dentro de esa huaca. Pero como viendo que estaba en duda, ellas les mostraban así expresando que el lugar era seguro y que no corrían peligro. Es ahí que vio el campesino una planta de plátanos con una manilla de frutos muy maduro y que brillaban espectacularmente de color amarillo, pero un amarillo brillante. También observó a una vaca amamantando a un becerro, un cilindro prendido supuestamente cocinándose la chicha de jora, pero además otro asunto curioso era la maleta con utensilios de cocina (cucharas, tenedores, cuchillos, etc.). Parecía que ante toda esa riqueza era mejor entrar y apreciar el asunto de cerca o quizá coger algo por ser tentador…pero no fue así.
Unos perros ladraron y eso hizo reaccionar a todos los señores. Al instante, todo lo que habían visto: las dos mujeres, demás seres vivos y objetos dentro de la huaca; se esfumó, desapareció. La huaca estaba cerrada como siempre la vieron durante el día.
Asustados se retiraron del lugar.

Fuente oral
Doña Julia Caiguaraico Aguilar