Wikipedia

Resultados de la búsqueda

sábado, 28 de abril de 2012

La maleta en camino a Moncada


Desde 1532 que los españoles invadieron nuestras tierras; sometieron, con ayuda de otros indios, a reinos  peruanos importantes y al imperio poderoso del Tahuantinsuyo.
Nuestro valle Chicama en la margen izquierda tiene caseríos que buscaban comunicarse con otros pueblitos que estaban en la margen derecha. Así pues, habían personas que iban desde Sumanique a Moncada usando como medio de transporte burros, caballos así también alguna bicicletas o tricilos. Era tan normal ver a gente así pues la ruta la conocían de memoria.
EN LA PORTADA DE LA IGLESIA MONCADA.
TÍPICA VIVIENDA DE MONCADA, CON SU ASIENTO AFUERA (POYO).

Camino a Moncada un señor pasó la zona de huertas en la parte trasera de Sumanique. Frente a él apreció la huaca Novoa y pasando por el lado derecho en ese camino de trocha vio una maleta justo al costado de esta pirámide de barro y adobe. No se sabe si la abrió o estaba abierta, pero ahí había objetos de oro. El hecho es que cogió algo de ella y sintió que un aire le pasaba por todo su cuerpo.
El viajero llegó a su casa en Moncada y con el tiempo cayó enfermo, adelgazó y no sabían qué tenía. La familia preocupada se acercaba a visitarlo, es entonces que éste decide expresar: “…….pasé por la huaca Novoa y cogí este objeto de ahí mismo, luego de ese día no me siento bien. Me siento mal de salud como verán”.

La gente sumaniquera de antaño contaba que hasta vieron un gato negro por ahí. Salía en las noches, pero no era cualquier gato, sino que este animalito inofensivo poseía en la frente una diadema que le brillaba hermosamente. Seguro que casos así se enteraron los familiares del señor de Moncada.

Regresando al caso de más arriba, los familiares decidieron pasar por la huaca y preguntar a la gente de si habían visto la maleta con las características que el enfermo les contó pero nadie les dio razón. El hombre murió y su familia nunca pudo saber del destino de la maleta.

ESTE ANIMALITO TRAIDO EN EL SIGLO XVI POR LOS ESPAÑOLES. SIRVE EN FAENAS AGRÍCOLAS AÚN A LOS POBLADORES DE SUMANIQUE, AUNQUE TAMBIÉN PARA TRANSPORTAR A LAS PERSONAS.
PEQUEÑO NIÑO EN SUMANIQUE AYUDANDO EN EL RECOJO DE LEÑA QUE FUE TRAIDO EN EL CARRETÓN POR EL BURRO.


Fuente oral
Doña Julia Caiguaraigo Aguilar. 

Fotos
Prof. Miguel Núñez B.